UN POQUITICO MÁS DE MI...

UN POQUITICO MÁS DE MI...

Por aquí les estaré contando muchos detallitos acerca de mis dibujos y sueños. Quiero contarles que a través de mi arte busco inspirar a la gente a soñar y a creer en lo que es único de cada uno, yo creo en aprender cuando el mundo se pone gris, y que el amor es lo único que transforma nuestras vidas. Me encanta creer que juntos podemos hacer del mundo un lugar mejor y más felíz. Y si, eso es lo que hago yo... a veces a través de videos, figuritas o dibujos. Hoy, voy a empezar contandoles como empezó todo... 

Soy de Medellín, Colombia. Estudié diseño gráfico en La Colegiatura Colombiana, pero a mi me encanta la tecnología, el movimiento y sobretodo soy adicta a las peliculas y los mundos imaginarios, me la pasaba viendo peliculas de muñequitos aun teniendo 20 años, me parecía que eran las historias más creativas e ingeniosas. Cuando me gradué decidí aplicar a una beca para un Master en SCAD -universidad de arte en Savannah, GA- y gracias a Dios tuve la oportunidad de ir a descubrir un mundo fascinante: Motion Graphics.

En SCAD aprendí muchas de las tecnicas que sé, pero sobretodo descubrí lo que me hacia única como artista, en este lugar sentia que mi creatividad no tenía limites. Conocí mucho sobre otras culturas y lo diverso que es el mundo. Aqui les dejo un videito de algunos de mis primeros trabajos que hice durante ese tiempo:

Mi último trimestre en SCAD fué el mejor, estaba en una epoca de mi vida donde tenía muchas preguntas acerca del propósito de las personitas en la tierra y empecé a leer mucho sobre Dios, la religión, la creación, el mundo y lo que en realidad significaba tener un corazón. Este fué mi proyecto de grado en el que llegué a encontrarme con algo que estaba muy en lo profundo, muy mío: 

(mi decano lo incluyó en este artículo)

Cuando estaba próxima a graduarme, me contrataron para hacer en mi último trimestre un internship en Flavor en Los Angeles, California. Y asi empezó la mejor aventura de todas: volando! 

Los Angeles no fué lo que yo imaginaba. Llegue con toda la ilusión con la que llega uno a un lugar nuevo, pero sentí como si el mundo entero se me viniera en contra y yo no estaba preparada. Me sentia totalmente sola y demasiado lejos de mi familia y amigos, todo era demasiado extraño para mi: el idioma, la cultura, las reuniones; me sentía como una total extraña y quería salir corriendo. Pero como dicen por ahi, solo tú decides si las situaciones dificiles te destruyen o te vuelven mas fuerte. Aquí una lista de algunas cositas que aprendí en mis primeros meses:

- Solo Dios basta. - No todo lo puedo controlar. Todo cambia, todo pasa. - Siempre existe algo lindo para agradecer: las palmeras, las focas, una sonrisa, el desayuno, café caliente, el atardecer, el mar. - Recojo en la vida lo que cosecho. - Cada día es una nueva oportunidad para hacer de mi vida lo que yo quiero. Todo se renueva en la mañana - El mundo necesita tanto de tu corazón: hay tanto dolor que no se ve a simple vista. - Mi alma y mi corazón son lo que más cuidado necesitan, de ahí fluye todo lo que soy. - Mis sueños son únicos, Dios pone ese deseo en mi porque ya él sabe que yo puedo hacerlo realidad, pero necesito escuchar y esforzarme. - Mi fuerza depende del tamaño de mi fe. Es lo que me hace invencible. - Mientras más quiero aprender, la vida más me enseña. - Nuestro propósito en la tierra va mucho más allá de nosotros mismos. Es aún más grande de lo que imaginamos. - La religión está llena de reglas y juicios. Dios es amor.

3 años en Los Angeles y podría decir que fué la mejor experiencia de mi vida. Encontré dentro de mi la respuesta a todas las preguntas y el propósito de mi vida. Sé que Dios nunca me abandona, aprendí a ser feliz en lo muy poco y a compartir cuando tengo mucho. Trabajé en lugares mucho mas increíbles de lo que pude imaginar, conocí personas que me inspiran a ser mejor. Mi arte llego a marcas como Starbucks, Taco Bell, Pop Sugar, Target, Paramount Pictures, Apple Music, iTunes, Katy Perry, Pinterest, Wayfair, Disney, Golden Globes Awards y se que este es apenas el inicio. 

Aquí les dejo mi video favorito hasta ahora (no fué para ninguna marca, lo hice en mi casa por diversión para Zoe Church LA)

Y cuando todo estuvo bien, estable, la vida fué fácil nuevamente y podría decir que aquel lugar que antes era lleno de monstruos se había convertido en mi hogar, había vencido mi miedo de vivir en Los Angeles y había aprendido a amar mi camino. En ese momento entendí, que en la vida se trata de avanzar, de no quedarnos en zonas de confort, que Los Angeles me hizo fuerte porque aún tengo mucho por hacer: muchos lugares por conocer, arte para crear, corazones para pintar, colores para amar y manos para ayudar. Así que aqui estoy, nuevamente en Colombia; rodeada de mi familia y el jugo de naranja en las mañanas... abriendoles mi corazón y llenando de arte al mundo. 


Dejar un comentario